La Maldición (2020): final y explicación de la película

Posted by

Este artículo revela elementos importantes de la trama y explicación de The Grudge, la película de 2020 de Nicolás Pesce, revelando su significado, eventos y mejores perspectivas para apreciar sus méritos. Por lo tanto, se sugiere leerlo única y exclusivamente después de haber visto la película.

En 2020 se estrenó el último capítulo de la saga The Grudge La Maldición, dirigida por Nicolas Pesce y producida por Sam Raimi. No es una nueva versión del primer capítulo de 2004, pero cae bajo la definición de reboot, una nueva historia ambientada en el mismo contexto que las otras películas. En 2020 la película se estrenó en cines de todo el mundo y ya está disponible en streaming.

La historia contada en la película está conectada con los personajes y la maldición ya presentes en las otras películas. Además, la película tiene un final que puede dejar algunas dudas abiertas. En este artículo explicaremos la trama, cómo se relaciona con la primera película y en qué consiste el final.

La trama y la explicación de la película.

Al principio de la película vemos a Fiona Landers, un personaje que se remonta a la primera película de la serie The Grudge (la de 2004). Fiona sale de una casa en Tokio, habla con Yoko y le pide que la reemplace, porque tiene que irse a casa. Este es el vínculo entre esta película y la primera The Grudge: Fiona estaba lidiando con Emma Williams, una anciana que vio presencias extrañas, y quiere regresar a su hogar en Estados Unidos antes de que las visiones de la maldición la alcancen. Desafortunadamente, la maldición ya la está siguiendo, como se puede ver en las cosas que ve inmediatamente después de la llamada telefónica. Fiona llega a la casa del número 44 de Reyburn Drive, en torno a la cual gira toda la trama de la película.

Después veremos en la película que esa casa está maldita, y es precisamente la maldición que trajo Fiona de Japón. Los detectives y el FBI ya se han ocupado de varios casos de extraños asesinatos que tuvieron lugar en esa casa. El primer caso es precisamente el de la familia de Fiona: como vemos más adelante en la película, tras regresar de Tokio ahoga a su pequeña hija, Melinda, en la bañera, luego mata a su marido y después se suicida. Melinda se convierte así en la entidad que perseguirá a todos los que entren en esa casa, hasta la muerte. Será la pequeña la que se pondrá en contacto con el agente inmobiliario que luego matará a su esposa embarazada. También será la niña con la que jugará la anciana que se irá a vivir a esa casa con su marido. El marido de la anciana involucrará a una experta en suicidios asistidos, que permanecerá en esa casa durante un tiempo, presenciando la muerte del hombre a manos de la mujer, huyendo de la casa y saliendo de la carretera después de que la maldición la persiguiera en el coche. .

Esta es la secuencia lineal de muertes vinculadas a esa casa. El accidente automovilístico se convierte en el comienzo de la parte de la trama que involucra a la detective Muldoon, nueva en la ciudad y este es su primer caso. Durante la investigación se entera de que había casos antiguos relacionados con ese domicilio, encontrado en el diario de la mujer, y a partir de ahí inicia un recorrido en el que descubre todo lo sucedido en los años anteriores, convirtiéndose ella misma en víctima de la maldición, desde el momento en que ingresa a esa casa. La detective también hablará con el primer detective que se ocupó de los crímenes de Fiona Landers, quien le revelará cómo la maldición se remonta a ese episodio en Japón que dio inicio a la serie. Todo esto nos llevará al final, donde la Detective Muldoon intenta romper la maldición.

Mire este video en Youtube.

El final de la película

En el final de la película, la detective Muldoon está convencida de que al prender fuego a la casa se romperá la maldición y su hijo Burke estará fuera de peligro (ella tiene miedo que pueda llegar a asesinar su proprio hijo). Entra a la casa y vierte gasolina por todos lados, luego ve a su hijo en la casa. Ella le hace la pregunta que se repite a lo largo de la película, “¿qué hacemos cuando tenemos miedo?”, pero al ver al niño vacilar, se da cuenta de que en realidad no es su hijo, pues no sabe la respuesta. Confiando ciegamente en que es la presencia malvada, prende fuego a la casa con su hijo adentro. Una vez fuera, descubrimos que su intuición era correcta: el niño había estado todo el tiempo en el coche.

Después de esa escena, la vemos a ella y a su hijo en el nuevo departamento al que se mudarían. Abraza al niño deseándole lo mejor para la escuela, pero el niño está detrás de ella y ya está saliendo de la casa. El detective, por lo tanto, está abrazando la maldición, que nunca terminó y los acompañó al nuevo departamento. La escena final sugiere que Muldoon muere mientras su hijo va a la escuela (aunque esto no se ve en la película).

¿Cómo se rompe la maldición?

Los acontecimientos de la película y la forma en que se relaciona con el primer capítulo de la serie sugiere que la maldición no se puede romper: no está vinculada a un lugar en particular, ni a una persona en particular, puede propagarse como un virus, infectando otros, personas e invadiendo nuevos hogares. Esto es coherente con la visión del propio director de la primera película japonesa, Takashi Shimizu, quien afirma que en realidad nunca ha encontrado una forma coherente de justificar la interrupción de la maldición, que por tanto sería infinita.

¿Qué significa esto para la saga The Grudge? La detective Muldoon probablemente morirá en esa casa, y el hijo Burke ahora es huérfano de ambos padres. La película deja abierta una posible continuación de los hechos que podría involucrar al propio Burke.